INICIO Scouting Biblioteca EL GRUPO Fotos Preg. Frec. Links TriP MENSAJES
TROPA RAIDER
  Araucanos
  Huarpes
  Guaycurúes
  Pampas
Grupo Scout

estás en
TROPA RAIDER

TROPA RAIDER COMPAÑÍA DE JESÚS

La TR Compañía de Jesús está integrada por cuatro patrullas.  Cada patrulla tiene un Guía, un Subguía y sus Patrulleros.  Las edades de los muchachos van de 14 a 17 años.


    PATRULLA ARAUCANOS Luchando por la verdad de Dios

    PATRULLA HUARPES Perseverancia y Lealtad

    PATRULLA GUAYCURÚES Capaces y aguerridos

   
PATRULLA PAMPAS
Osados y sigilosos

ver foto TR 2016

Patrono: San Francisco Javier.

Oración: Señor Jesús, enséñame a ser generoso, a servirte como Tú lo mereces, a entregarme a Ti sin reservas, a combatir sin preocuparme en las dificultades, a trabajar sin buscar reposo y a sacrificarme sin esperar otra recompensa, que la de hacer tu Santa Voluntad.  Así sea.

Metodología: los Raiders trabajamos con el Sistema de Patrullas y el de Empresas.  Como marco místico mantenemos vivos los nombres, costumbres y memoria de los antiguos habitantes de nuestra tierra, nuestros indios.

Integrantes de la Tropa

Emiliano - Compromiso
Nene - Compromiso
Rikardo - Compromiso
Dioni - Investido
Alfredo Maximiliano - Investido
Juancito - Investido
Maspo - Investido
Santi Ava - Investido
TBT - Investido
Agustín - Raider Promesado
Tomás - Raider Promesado
Dante - Raider Promesado
Marco Kalén - Raider Promesado
Faona - Raider Promesado
Juancho - Raider Promesado
Pablo - Raider Promesado
Facundo - Raider Promesado
Federico - Raider Promesado
Quipi - Raider Promesado
Santi Ara - Raider Promesado
Ignacio - Raider Promesado
Giuliano Javier - Raider Promesado
Iván - Raider Aspirante

Los dirigentes son:
   JTR - Tigre Previsor
   SJTR -
Aguará Guazú Cortés
   ATR - Gustavo Berardis

La progresión de Tropa Raider es como sigue:

Raider PromesadoRaider Promesado Raider Investido   Compromiso Licencia Raider   Licencia de Servicio

La bibliografía básica de la Tropa Raider es la siguiente:

     

Historia: En el año 1994, luego de existir yendo y viniendo por las actividades de 1993, se abrió oficialmente la Tropa Raider, durante el primer campamento anual, Tandil 1. En ese entonces la integraban cuatro muchachos: Perro Sereno, Nicolás Ontano, Juan Pablo Cusa y Gabriel Grun. Al finalizar el acampe pasaron a integrar el Clan Rover "San Patricio" -que también fundaron-, cerrándose temporalmente la Tropa.  Hubo que esperar dos años y medio hasta que en 1996 la unidad fue reabierta. A cargo estaba Lobo Tenaz.
La Tropa Raider Compañía de Jesús fue creada pues en la segunda mitad del '96, después de que en una ceremonia se realizara el pase de los muchachos integrantes de la Patrulla Jaguar de la Tropa Scout (León Místico, Mandril Tenaz, Oso Humilde, Caburé Abnegado y Jorge Solórzalo).  Desde esa fecha hasta la actualidad sigue la historia... y continúa... cada vez que oigas retumbar los suelos y se sienta esa vibración característica transportada por el viento, sabrás que estás cerca de la Tropa Raider... combatiendo por el Señor y muy grossos.

Kinganguli: La Tropa Raider ganó 3 veces hasta ahora el mágico sombrero KINGANGULI, en los fogones de Tandil 3, Nogolí 3 y Areco 2013.

Licencias de Servicio

Mandril Tenaz

León Místico

Coyote Compañero

Pantera Alerta

Mapache Leal

Lince Intrépido

Lobo Iluminado

Bisonte Cortés

Dragón Sagáz

Alazán Valeroso

Pantera Auténtico

Jaguar Guía

Ciervo Puro

Águila Abnegado

Azor Autentico

León Genuino

Serval Firme

Camaleón Ocurrente

Christian Monasterio

Lechuza Fuerte

Leopardo Aventurero

Del pueblo Araucano:
   Primitivos pobladores de las regiones meridional y sur de Chile, los araucanos o mapuches —como se llamaban en su propia lengua— ante la presión de la conquista española comenzaron a cruzar en forma pacífica la cordillera andina.  A través de Neuquén, por inmigraciones constantes y sucesivas, llegaron a ocupar —a comienzos del siglo XVIII— la llanura pampeana y el norte patagónico.  Se afirma que los primeros contactos entre los aborígenes chilenos y los pehuenches y pampas se debieron a que los mapuches precisaban los caballos de nuestros aborígenes para enfrentar a los conquistadores europeos.  Establecidos en el territorio argentino, los araucanos —al adaptarse al medio— sufrieron un proceso de trasformación y abandonaron su cultura agrícola por formas nómades, afectas al pillaje, cazadores y semipastoriles.  Dieron origen a un proceso de cambio étnico en las llanuras que ocuparon, al fusionarse con sus anteriores pobladores e imponer su idioma.
    Por lo expuesto se considera que los "araucanos argentinos" formaron parte de un conglomerado de huárpidos montañeses y patagónicos pampas.  Su aspecto físico variaba según las regiones, así D'Orbigny afirmó que los pampeanos eran altos y de complexión atlética, pero estudios efectuados en zonas de la provincia de Buenos Aires los señalan bajos y gruesos.  Habitaban el característico toldo pampeano, cubierto con cueros cosidos de caballo o de vaca y con divisiones internas a modo de compartimientos.  Vestían dos mantas, una sujeta a la cintura y otra para cubrirse, como un poncho; usaban el cabello largo que unían en dos trenzas y calzaban la bota de potro.  Sus armas ofensivas fueron la lanza larga, la honda y la boleadora y las defensivas, una especie de casco y chaqueta de cuero.  El matrimonio se realizaba por compra de la novia y admitía la poligamia.  Practicaban la magia hechicera y curaban enfermedades con diversas yerbas, en ceremonias donde sacrificaban animales.

De los pueblos Huarpes:
   Desaparecidos como pueblo hace largo tiempo, los huarpes ocuparon las actuales provincias de San Juan, Mendoza y San Luis, denominados —según el territorio que habitaron—allentiac, millcayac y puntanos, respectivamente.
    Altos y de complexión muy delgada, eran indios de vida sedentaria que cultivaban el maíz, la quinoa y plantas silvestres de la amplia región cuyana.  También se ocupaban de la caza de venados en extenuantes caminatas, y de la pesca en riachos y lagunas, para lo cual fabricaban rústicas balsas con tallos de juncos sujetos con ataduras.  Habitaban sencillas viviendas de piedra en las zonas montañosas y especies de ranchos, con paredes de varillas y barro, en las llanuras.  Conocieron la cerámica y la cestería con paja trenzada.
    En su comportamiento social practicaban el levirato y el sororato y en el aspecto religioso, creían en un dios supremo –Soychú- cuya morada ubicaban en la cordillera andina y al que rendían ofrendas cuando se internaban por los senderos montañosos.  En homenaje a su divinidad central, los huarpes enterraban a los muertos con el cuerpo extendido y la cabeza orientada hacia las altas cumbres.  También creían en otras deidades menores.

De los pueblos Guaycurúes:
   Habitaban la parte oriental y meridional del Chaco y comprendían a su vez los pueblos que en tiempos de la conquista y colonización hispánica se denominaban, abipones, payaguás, mocovíes, tobas, pilagáes y bayáes.
    Eran indios altos, de anchas espaldas, vigorosos y de agradable presencia.  Debido a la abundante vegetación del territorio en que vivían se dedicaron especialmente a la recolección de variados frutos agrestes, como el chañar y la algarroba.  Gustaban de la miel y de toda clase de animales pequeños, entre ellos, las langostas, que comían asadas.  Practicaban la caza de venados y del avestruz; además la pesca con redes y arpones.
    Su vivienda era la choza ovalada, hecha con ramas y cubierta de paja, aunque también levantaban precarios paravientos.  En invierno vestían un manto de pieles de nutria con la superficie externa pintada de líneas rojas, o bien un delantal tejido sujeto a la cintura.  Acostumbraban a tatuarse el rostro, a introducir tarugos en el lóbulo de la oreja y a llevar plumas y variadas pulseras.  Sus armas eran el arco, la flecha, la lanza y la macana.
    Conocieron la alfarería y fabricaron vasos con dos asas verticales para almacenar y trasportar agua.  Tenían sencillos telares donde hilaban fibras vegetales y algunas lanas.
    El matrimonio se realizaba por compra de la mujer y la familia era generalmente monogámica, aunque los caciques practicaban la poligamia.  En materia religiosa existió un principio de creencia en un ser superior que está presente en el universo, aunque predominaba la magia y las prácticas supersticiosas.

De los pueblos Pampas:
Las referencias a este pueblo no son muy abundantes, por cuanto desaparecieron a mediados del siglo XVIII, debido en gran parte a la invasión araucana, que procedió de Chile. Los antiguos pampas habitaron las grandes llanuras de nuestro territorio —de ellas tomaron su nombre— comprendidas entre los ríos Salado y Desaguadero hasta el Atlántico y especialmente las sierras del sur de la provincia de Buenos Aires.
 El grupo con referencias más antiguas fue el de los querandíes, que avistaron los descubridores españoles y poco después los expedicionarios de Pedro de Mendoza. Constituyeron la zona étnica oriental del pueblo que nos ocupa y habitaron una región con centro en Buenos Aires.  En términos generales se considera a los pampas divididos en dos grandes sectores o conjuntos tribales, que en lengua indígena fueron: uno el taluhet en la zona norte y este del área de dispersión, y otro el dihuihet que ocupaban la región occidental y sur.
    Altos y corpuler!tos, y también hábiles corredores, los pampas —antes de conocer el caballo— se dedicaban a la caza de venados, guanacos y ñandúes, que en aquellas épocas eran abundantes por las llanuras centrales de nuestro territorio.  Tenían por costumbre beber la sangre del animal recién muerto.  Utilizaban la boleadora y en la guerra, sus armas eran el arco y la flecha.  Al margen de la caza, también se alimentaban con semillas y frutos silvestres.
    Habitaron un simple paravientos y se vestían con la manta patagónica o "quillango".  Trabajaron la piedra y hacían raspadores, cuchillos y puntas de flechas. En la región poblada por los querandíes se han encontrado cerámicas con decoraciones geométricas.
    Poco sabemos con respecto a las ideas religiosas. Creían en un dios superior -Soychú- y en un espíritu maligno llamado gualichú. Se respetaba a los magos o shamanes, que ayudaban sus tareas hechiceras con sonajeros y tamboriles. El matrimonio se efectuaba —al igual que en otros pueblos— por compra de la novia.

 
4552-6780 (Parroquia) Estomba y Echeverría - Capital Federal